El caracol que se dejó la casa

Hoy ha sido uno de esos días de locos, no por nada especial, sino porque me lo he pasado corriendo de un lado a otro tontamente. Tontamente, sí, por qué?

Pues porque ayer, estando yo tomando algo en Gràcia con un amigo me llama mi madre, mi madre? Si acabo de verla...

Yo: Hola! Qué pasa?
Máaaama: Ná, que te han llamado para una entrevista de trabajo... (a casa de mis padres??? de dónde han sacado el número???). Que les llames mañana; no sé si he apuntado bien el apellido (pues no, no lo había apuntado bien; al parecerme un poco raro lo he pronunciado siempre a toda hostia, que no se notara demasiado que no sabía ni con quién quería hablar).

Resumiendo, les he llamado esta mañana. Que llevaban días intentando localizarme (pues yo no me he separado del móvil ni un momento...), que si la cuenta de correo XXXXX seguía activa.... CLAAAAAAAAAARO, tiras de un CV de hace ocho años y pretendes localizarme a la primera? Aún que me has pillao de chorra en casa de mis padres... y que necesito un curro desesperadamente; poca confianza me ha inspirado semejante empresa de selección, pero bueno, qué iba a hacer? Que si podía ir hoy mismo a hacer unas pruebas (un poco precipitado me ha parecido, pero es que pretendía que estuviera allí en dos horas!). Joder, me ha costado, pero he conseguido alargar el plazo dos horas más (lo justo para llegar por los pelos con una presencia digna).

Plan de ataque: dúchate, vete a casa (a la de verdad), vuelve a ducharte (que entre el agua de casa de mis padres, ese champú que usan y ese artilugio anacrónico en el siglo XXI que ellos llaman secador, el pelo me queda hecho una mierda -las que me conocen saben que mi mayor encanto es mi melena Pantene... jajaja-), ponte ropa de persona y a ver qué pasa en la dichosa entrevista... crucemos los dedos.

Cruzar los dedos... valiente estupidez! No he estado nunca tan segura de un fracaso tan estrepitoso en una entrevista... por qué cuando te llaman por teléfono y te adelantan cuatro cosillas, de las que ya avisas que estás muy verde en una de ellas, insisten en hacerte perder el tiempo con pruebas sobre eso que les has dicho, explícitamente, que no dominas???? Pues hala, en eso ha consistido todo... una tarde perdida para nada, y recorriendo toda la ciudad y parte de sus alrededores inútilmente.

Pero bueno, dejando esto a un lado... he tenido que pasar por nuestra casa dos veces. Tan pronto como he salido del metro y me ha invadido esa sensación de barrio cutre, con sus olores, sus obras por todas partes, sus ruidos ensordecedores, su chusmilla... me he sentido en mi vida, en la de verdad.

He llegado, me he duchado en nuestra ducha, me he secado con nuestro secador, he rebuscado entre la ropa de nuestros armarios (entre la mía y la que compartimos), me he sentado en nuestro sofá... y me he sentido en casa por primera vez en muchos días. Me he sentido bien al estar allí, como si ella fuera a entrar por la puerta en cualquier momento. Y me he preguntado cómo hemos llegado a esta situación (o mejor, cómo la he vuelto a liar otra vez) si estamos bien juntas. Qué es lo que espero de la vida sin ella? Por qué es ya la segunda vez que algo me dice "estás segura"? Y, sobre todo, por qué cuando me doy cuenta de todo esto no puedo evitar sentir pánico a cagarla otra vez? Ese miedo me paraliza, no me deja disfrutar de mi relación ni me dejaría romperla si hubiera que hacerlo. Por qué es todo tan complicado cuando podría ser tan sencillo como querer y dejarse querer?

En fin. Besitos a todas, que hoy estoy blandita (aprovechad, que no sé cuando os podréis volver a aprovechar de mí... jajja).

5 comentarios:

OVEJANEGRA 3 de septiembre de 2009, 22:56  

mujer, igual consigues el trabajo...
mujer, vete pa tu casa que el problema es el cuarto de baño de tus padres...
mujer, vete pa tu casa y espera a que vuelva, y os dais dos achuchones, a ver si se os aclaran las ideas,(a las dos)
y de esa incertidumbre que tienes... te lo digo yo, que algún día, si de verdad quieres irte, estarás completamente segura, y si no, al tiempo.Se te despejarán todas las dudas.

Bueno, pos ya me he aprovechado de ti un poco.

Lena 3 de septiembre de 2009, 23:00  

ves como nunca sabes qué te deparará el día?

aunque no pudieras preparar ese puesto, no te ha dado un subidón que te llamaran de un trabajo?

si has visto claro que tu vida está ahí... sólo te puedo desear suerte

un abrazo

Bollovillo 4 de septiembre de 2009, 0:30  

OVEJANEGRA:
Lo del trabajo, ya te digo yo que no.
En lo del cuarto de baño tienes toda la razón... jajaj.
Y de lo otro... no me puedo ir a mi casa... si necesita su tiempo se lo tengo que respetar, igual que ella hizo conmigo...
PD: Y yo de ti... jajaj.

LENA: Sí, la vida es "como una caja de bombones"... ajajjaja (soy cursi, I know... mola).
Gracias por la suerte; espero no tener que echar mano de ella...
Un abrazo

copo 4 de septiembre de 2009, 10:58  

he pasado a probar siya se puede comentar.... y darte animos chiquillaaaaa.... a la proxima irá mejor!!
bsos.

PD: SSiiiiiii me deja comentar!!!!

Bollovillo 4 de septiembre de 2009, 18:57  

COPO: Hola! Qué alegría verte por aquí... jajaj. Gracias por los ánimos...

PD: Pues hala! a comentar se ha dicho! te espero por aquí, eh?

Besos